Jorge Bolívar asumió como secretario de Salud (e) del Tolima, tras suspensión de Alexandra Márquez





Luego de la suspensión de Alexandra Márquez como secretaria de Salud del Tolima por parte de la Procuraduría General de la Nación, el gobernador Ricardo Orozco designó como encargado a Jorge Bolívar Torres, quien se desempeña además como secretario de Secretario de Inclusión Social Poblacional.

Bolívar Torres reemplazará a Márquez durante los próximos tres meses, toda vez que la funcionaria fue cesada temporalmente del cargo por presuntas irregularidades en procesos de contratación durante la pandemia del COVID-19.

Márquez, recordemos, oficiaba como la ordenadora del gasto y representante legal delegada para la contratación del fondo de mitigación de emergencias. Por tal motivo está bajo la lupa del Ministerio Público, que ordenó su suspensión.

El nuevo titular de la cartera tendrá diferentes desafíos al asumir la responsabilidad de estar al frente en tiempos del virus, que ya deja un total de 237 contagiados en el departamento, de los cuales 113 se han recuperado y siete han perdido la vida.

"Quiero hacer un trabajo participativo en pro de la salud de los Tolimenses", enfatizó Bolívar, y dejó claro que el Plan de Desarrollo es un gran reto porque está contemplado el fortalecimiento de la Red Pública Hospitalaria, con su centro de mayor complejidad como el Federico Lleras Acosta.

Muestra de ello serían las ejecutorias ya efectuadas por el gobernador Orozco como la apertura de la Clínica del Limonar, la adquisición de equipos para la atención de pacientes de oncología y la toma y lectura de pruebas para COVID-19 en el Laboratorio de Salud Pública.

Bolívar Torres explicó que también se debe trabajar en la reducción de la deuda que hoy tiene la Secretaría de Salud y por esto es clave la coyuntura nacional del Acuerdo de Punto Final, en el que se pretende cancelar cerca de $70 mil millones. Y ampliar a un 93% la cobertura del sistema.

Agregó Bolívar que se fortalecerán los hospitales de segundo nivel, pero sin abandonar los hospitales de primer nivel a los cuales se les hará un acompañamiento especial para apalancar recursos del orden nacional.

Esto en pro de modernizar los temas de infraestructura, equipos y transporte asistencial, pero sin descuidar la autoridad de la Secretaría frente a la prestación de los servicios de salud, los cuales deben ser calidad y de manera oportuna.