Mineducación fijó fecha para el regreso a clases presenciales de estudiantes de colegios privados del país





El Ministerio de Educación Nacional confirmó este martes que los estudiantes de los establecimientos educativos no oficiales, como jardines infantiles y colegios privados, deberán regresar a clases presenciales desde el primero de agosto.

El Ministerio expidió la Directiva 012 en la que dio a conocer la medida, con diferentes orientaciones para las autoridades competentes en educación de los departamentos y municipios, así como para los rectores de los establecimientos educativos.

Según la evolución de la pandemia por el COVID-19 y disposiciones de las autoridades durante la emergencia sanitaria, la prestación del servicio educativo en casa será hasta el 31 de julio para la población estudiantil de los niveles de educación inicial, preescolar, básica y media.

La directiva contiene las orientaciones que emite el Ministerio para que con la debida anticipación cada establecimiento privado, en coordinación con las autoridades sanitarias competentes, inicie la preparación y acciones requeridas para organizar un retorno gradual y progresivo.

Lo anterior bajo un esquema de alternancia que combina el trabajo académico presencial y en casa bajo diferentes opciones para desarrollar las interacciones entre docentes y estudiantes.

"Desde el Ministerio hacemos una invitación para que, en cada espacio y contexto local y regional, se fortalezca el trabajo intersectorial con las respectivas autoridades para preparar las condiciones de retorno a las aulas, bajo condiciones de bienestar de la comunidad educativa", indicó la ministra María Victoria Angulo.

De acuerdo al registro de la Secretaría de Educación de Ibagué, la decisión regirá para cerca de 160 instituciones privadas de la ciudad, que volverán a actividades desde el lunes 3 de agosto.

Finalmente, Angulo informó que en los siguientes días se emitirá un lineamiento para la transición progresiva del servicio educativo a la modalidad presencial, y la implementación de prácticas de bioseguridad que reduzcan el riesgo de contagio del virus.