Se celebra este martes el 'Día del Sombrero Tolimense': Todo lo que debe saber





Uno de los atuendos típicos y autóctonos del Tolima, que lucen las personas con orgullo en temporada de festividades de mitad de año, es el Sombrero Tolimense.

Este accesorio es fabricado con el cogollo de la palma real, que por épocas ha enmarcado una tradición en la región y es reconocido a nivel nacional por la calidad de su material, la forma de sus tejidos, vueltas y frazadas.

El atuendo era utilizado por campesinos para resguardarlos del fuerte sol, pero también lo han relacionado con nivel socioeconómico, cultural o estado de ánimo: Mitos que tomaron fuerza en los tiempos que tuvo su auge.

Esta tradición llegó al Tolima hace aproximadamente 200 años, específicamente al municipio del Guamo, en donde varias familias por generaciones se han dedicado hasta el día de hoy a fabricar el sombrero.

Con el pasar de los años, el producto fue adquiriendo fama y popularidad en distintas regiones del país.

A estas tierras arribaron importantes comerciantes de Antioquia y de la Costa Atlántica con el fin de llevar cantidades grandes de sombreros para su venta. En ese momento los artesanos y artesanas vieron su mejor bonanza.

La tradición indica que en Guamo el día fuerte de la venta del sombrero tolimense y demás accesorios fabricados con palma real, siempre fue el miércoles. La intención era comercializar de 20 a 30 docenas, cantidad que dejaba buenas utilidades.


Preparación de la palma real y elaboración de sombreros

Existen los denominados 'Palmeros', personas que se dedican exclusivamente a sustraer de la palma real la materia prima para la elaboración del sombrero.

De cada cogollo bajan las ramas más hechas desprendiéndolas de la vena del ramo, haciendo un atado con lazos.

Este lo colocan a la venta en la plaza de mercado y las artesanas llegan a adquirirlo. Los precios del paquete oscilan entre los 30.000 y 50.000 pesos, dependiendo de la cantidad que compren y de los pedidos que tengan los fabricantes.

Para Aurora Flores, artesana dedicada a este oficio por más de 40 años, el trabajo de preparar la palma real es bastante tedioso, debido a que con un cuchillo comienzan a desorillarlo para extraer la vena gruesa del material despegando las hojas para hacerle moños.

Finalmente ponen los nudos de palma a cocinar a fogón de leña en agua, hirviendo durante 10 minutos. A la cocción le agregan limón y sal con el objetivo de lograr una materia prima de óptima calidad para su manipulación al momento de tejer.

Posterior a este paso, se expone la palma al sol de la mañana dejándola hasta la resolana de la tarde para que tome un tono blanquecino de una forma pareja y uniforme. Este mismo proceso de asoleado se repite al otro día.

Si el clima no es cálido y por el contrario está nublado con intención de lluvia, lo más recomendable es no hacer el proceso de cocinado porque ese mismo día debe asolearse, corriendo el riesgo de negrear la palma.

Ya teniendo el material listo con la textura idónea, la fabricación del producto final tiene varias fases.

Se inicia rayando la palma para luego trenzarla y posteriormente empezar con la elaboración del sombrero tradicional que puede tener entre ocho y nueve vueltas en su plato, dependiendo del anchor de la cinta.

Posterior a ello, se para el plato dándole una vuelta en pintado negro, gallineto o en corte de cruzado. Con el tambor se aplican 18 o 19 vueltas de copa, dándole una vuelta sacando el ala con cuatro vueltas más, dependiendo del tamaño de las cabezas de las personas que lo vayan a adquirir.

Un sombrero puede estar terminado por una artesana entre uno y dos días, todo esto, si el estado de la máquina de coser donde se elaborará el atuendo se encuentra en buenas condiciones.


Más variedad

Pero no solamente los artesanos y artesanas fabrican sombreros típicos tolimenses. Dentro de la gama de su catálogo a base de palma real hay gran variedad de productos.

Algunos de ellos son la pava tradicional adornada, pava de la mujer con las cintas, gorra golf, pava corazón, pava de olas, pava casquete, pava trenzada, pava flor, gardeleano, gardeleano pintado, pava niña tradicional, visera morada, visera nuevo estilo, borsalino para adulto sombrero, borsalino adolescente, sombrero cuco, sombrero mexicano, sombrero jalisco puntas y cachuchas.

En la línea de mesa, los amantes de los productos fabricados con palma real encuentran individuales, portavasos, portacazuelas, paneras, cubierteras y servilleteros.

Dentro de la línea de decoración están: Tapetes, contenedores, papeleras, revisteros y recordatorios de (bailarín y bailarina típicos) y Papá Noel.


La asociación

Todos estos productos son diseñados y elaborados por unas manos que por años no tuvieron el apoyo de los gobiernos de turno y se llegó a tal punto de que la tradición de los artesanos estuviera a punto de desaparecer.

Sin embargo, hace 23 años, con esfuerzo y dedicación, las familias guamunas conformaron su propia asociación llamada Asopalguamo y allí, desde ese escenario que fue constituido el 9 de febrero de 2009, se han vuelto a dar a conocer.

Los pedidos han aumentado significativamente en estos últimos tiempos, gracias a los procesos de asociatividad que se ejecutan en articulación con la Gobernación del Tolima y Artesanías de Colombia.

Eso sí, los integrantes se lamentaron de que la asociación no exista desde hace 20 o 30 años, o de lo contrario la historia y el posicionamiento comercial sería diferente.

Los artesanos y artesanas del Guamo expresaron que la crisis sanitaria originada por la pandemia es una nueva oportunidad para reinventarse empresarialmente, debido a que todo el material que tienen elaborado desde meses anteriores lo tienen represado.

Pero esperan que con esta oportunidad sea la ocasión para que las personas amantes del folclor y de las tradiciones los apoyen con la venta del producto, ya que del mismo se deriva el sustento de sus familias.

El catálogo


Con la información de la Gobernación del Tolima