Sirvió la 'Pulla': Alcaldía de Ibagué habilitó nuevas líneas de atención para el COVID-19






La Administración Municipal, a través del equipo médico de la Unidad de Salud de Ibagué, operará las nuevas líneas de atención para situaciones del COVID-19, notificados por la ciudadanía. La decisión se dio a conocer luego de los duros señalamientos del concejal opositor, Rubén Darío Correa.

"Acabo de comprobar que callcenter anunciado desde abril por la Alcaldía, 2795395, para atender o reportar COVID-19 no está funcionando. Al marcar, se escucha: 'El número marcado no ha sido activado'", publicó en su cuenta de Twitter Correa.

"Exijo al alcalde Andrés Hurtado y a la secretaria de Salud, Johana Aranda, explicarle a la ciudadanía lo que está pasando con la línea anunciada inicialmente. En estos momentos es donde debemos apretar en materia de autocuidado ciudadano", agregó.



Justo después de las denuncias del cabildante, la Secretaría de Salud indicó que durante el mes de abril se atendieron un total de 2.820 llamadas. Pero el número bajó de manera sorpresiva en mayo, en la que solo se recibieron 799, y en junio 364.

La significativa disminución en la atención al público llevó a replantear la estrategia para atender las inquietudes de la comunidad.

La línea establecida inicialmente ya no sirve.

De acuerdo con Aranda, titular de la cartera, el proceso contractual se desarrolló conforme a lo establecido y, teniendo en cuenta el bajo volumen de las llamadas, se determinó el cambio de operador. Ahora se habilitaron las líneas 318557 8998 y 3166910391 para tal fin.

"Queremos darle un parte de tranquilidad a la ciudadanos. La línea seguirá funcionando a través de la Unidad de Salud de Ibagué, las 24 horas del día, los siete días de la semana. Con el objetivo de orientar de manera precisa a los ciudadanos para resolver sus dudas", dijo.

Aranda recalcó que la investigación en campo del equipo epidemiológico ha permitido mantener un control de los casos por parte de la autoridad sanitaria, con lo que se ha logrado un monitoreo constante de pacientes sospechosos de la enfermedad.