Es un hecho: Jueza 30 de Bogotá ordenó la libertad inmediata del expresidente Álvaro Uribe




En una decisión que generó toda clase de comentarios en redes sociales, la jueza 30 de Garantías de Bogotá, Clara Ximena Salcedo, decretó este sábado la libertad inmediata del expresidente y excongresista de la República, Álvaro Uribe Vélez, después de 59 días de estar cobijado con medida de aseguramiento domiciliaria en su residencia. 

La togada, tras los argumentos presentados por el fiscal del caso, Gabriel Jaimes, y la procuradora delegada, María Lourdes Hernández, encaminados en ese sentido, determinó levantar la medida restrictiva contra el exjefe de Estado, al considerar que no representa un riesgo para la investigación que se le adelanta, por presunta manipulación de testigos y fraude procesal.

La jueza consideró que la decisión de ordenar medida de aseguramiento en el nuevo sistema penal acusatorio (Ley 906 de 2004) solo debe hacerse después de una imputación de cargos, con lo cual desestimó los motivos expuestos por el senador Iván Cepeda, declarado como víctima en este caso por la Corte Suprema, y de los exfiscales Eduardo Montealegre y Jorge Fernando Perdomo.

Para la togada, es necesario primero que se presente una formulación de imputación para detener preventivamente a una persona, lo que aseguró no se ha registrado en este caso, debido a que el expresidente solo fue escuchado en indagatoria por la Corte. Uribe Vélez, recordemos, renunció a su fuero como congresista para que la investigación pasara a manos de la Fiscalía, como en efecto ocurrió.

"No es posible, ni constitucionalmente admisible, equiparar la indagatoria a la formulación de imputación", aseguró la jueza Salcedo, en su argumento más sólido para desvirtuar lo hecho por la Corte y ordenar la libertad del político de 68 años, mandatario de los colombianos entre 2002 y 2010. 

Salcedo con ello acogió la petición de los abogados de la defensa, Jaime Granados y Jaime Lombana, en el sentido de dejar sin piso la medida impuesta el 4 de agosto por la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, que buscaba, según el alto tribunal, evitar "posibles riesgos de obstrucción de la justicia, respecto al futuro recaudo de pruebas de hechos presuntamente delictivos".

"Gracias a Dios", escribió Uribe Vélez en su cuenta de Twitter, apenas conoció la determinación de la jueza 30, y pese a la apelación que hizo la contraparte de la decisión que tenía en vilo a Colombia en las últimas dos semanas. 

Uribe Vélez se encontraba cumpliendo con la medida de detención preventiva desde el pasado 12 de agosto en su finca, El Ubérrimo, ubicada en el departamento de Córdoba. Y desde el pasado 16 de septiembre estaba a la espera de esta trascendental decisión, en una audiencia que se aplazó tres veces, debido a un conflcto de competencias que se trasladó a la Corte Suprema.