Procuraduría destituyó e inhabilitó por 20 años a agentes involucrados en muerte de Javier Ordóñez




La Procuraduría General de la Nación confirmó este martes la destitución e inhabilidad por 20 años a los agentes de la Policía, Juan Camilo Lloreda y Harby Damián Rodríguez, quienes están involucrados en el asesinto del estudiante de Derecho, Javier Ordóñez Bermúdez, ocurrida el pasado 9 de septiembre en Bogotá.

De acuerdo con el Ministerio Público, el actuar de los integrantes de la fuerza pública fue a todas luces desproporcionado, toda vez que las armas solo podrían haberse utilizado como último recurso. A su vez, en ningún momento la integridad física de los patrulleros estuvo en peligro, como para haberlas accionado.​

En consecuencia, se encontraron responsables de los delitos de abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto y homicidio del ciudadano Ordóñez Bermúdez, siendo esta la máxima pena en materia disciplinaria que puede establecer el órgano de control.

Para Aura Fajardo, delegada de la Policía Judicial, lo evidenciado en las cámaras de seguridad del CAI del sector de Villa Luz, en la localidad de Engativá, desmienten la versión dada por los uniformados, quienes indicaron que la detención de Ordóñez se dio por protagonizar, al parecer, una riña en la zona.

Supuestamente en la que habían participado ocho personas, cuando las imágenes obtenidas por la Procuraduría demuestran que no hubo tal riña. Y que aparte, Ordóñez fue brutalmente golpeado por los oficiales antes de llegar al mencionado CAI, en donde fue ingresado arrrastrado, pues no podía sostenerse en pie.

"Las imágenes también permiten observar que Juan Camilo Lloreda Cubillos golpea inmisericordemente con los pies y las manos a Javier Ordóñez, y Harby Damián Rodríguez Díaz está agachado, sosteniendo el cuerpo", se leyó en el fallo condenatorio.

"Se puede afirmar, sin lugar a ninguna duda, que Javier Ordóñez  fue objeto de violencia física a pesar del estado de indefensión en el que estaba mientras permaneció en el CAI", se agregó en el documento, en decisión de primera instancia apelada por los afectados.

Del mismo modo, para la Procuraduría, los fuertes golpes que le propinaron le produjeron el estallido del riñón derecho, que le causó una pérdida de 3.500 centímetros cúbicos de sangre, y en últimas, su deceso. 

"Sin consideración o razón alguna y con brutalidad, Javier Ordóñez recibió golpes contundentes propinados por el uniformado Juan Camilo Lloreda Cubillos, mientras el patrullero Harby Damián Rodríguez Díaz no solo observaba sino que se inclinaba para sujetarlo", concluyó el fallo.

Ahora resta conocer la evolución del caso que adelanta la Fiscalía General de la Nación, por homicidio agravado, en contra de los patrulleros, uno de los cuales -Lloreda- se entregó a las autoridades, mientras que Rodríguez fue capturado en una vivienda del sector de Bosa.