Por culpa del COVID-19, agricultores en Boyacá tuvieron que salir a 'regalar' la papa en las carreteras




Las bajas ventas de papa en las centrales mayoristas han obligado a que los campesinos que la cultivan en Boyacá hayan tenido que recurrir a sacar los bultos del tubérculo a las carreteras y esparcirlos por el pavimento, para ver si algún curioso se anima a llevarlos.

Al menos así lo han registrado usuarios en las redes sociales, luego de pasar por la vía que comunica a Tunja con Bogotá. Los agricultores están recogiendo las cosechas, para evitar que se pudran, y que los conductores lleven su producto a precios módicos.

Según los campesinos, transportar la papa hasta los centros de acopio genera gastos insostenibles, por lo que prefieren comercializarla en las calles. Los bultos los venden desde los $7.000, aunque los clientes generosos han pagado hasta $10.000 y $12.000 por unidad.

Por culpa del COVID-19, el precio del producto bajó de forma considerable, debido a la sobreoferta que hubo de papa. El bulto que valía $50.000 ahora se consigue por un precio casi 10 veces menor, en detrimento de los agricultores, pues producirlo cuesta $32.000.

Mientras tanto, se esperan las ayudas del Gobierno Nacional para solventar la crisis que ha generado el virus en los cultivadores, pues la gran mayoría de ellos no han podido cumplir con sus compromisos bancarios, por lo que algunos de ellos han abandonado sus fincas.